Vigilia solidaria ante el CIE de Madrid

Vigilia ante el CIE de Madrid

1. Intervención de José Luis Segovia (Josito), Vicario de lo social en nuestra Iglesia en Madrid.

«Junto a los canales de Babilonia, deportados, nos sentamos a llorar.
Los que nos deportaron nos invitaban a cantar.
Nuestros opresores a divertirlos.
¡Cómo cantar a Dios en tierra extranjera!»
(salmo 136)

Así se expresaba una persona, alejada de su tierra y de sus raíces, privada de libertad y frecuentemente vejada.

¡Cómo cantar a Dios en medio de tanto dolor insufrible, de tanto sufrimiento provocado y evitable! ¿Cómo alzar los ojos al cielo, prisioneros de esos bloques gélidos de hormigón, rejas y descuido que son los CIE?

¿Cómo abrir ventanucos de esperanza con una legislación que impide a los más jóvenes abrirse paso a un futuro de trabajo y vida honrada, cuando se los condena y desprotege en la incertidumbre de la ilegalidad después de. supuestamente, haberlos protegido? ¿Qué decir de una legislación que deja en el limbo de los derechos durante años a miles de hermanos y hermanas? ¿O de la negligente y tediosa burocracia que provoca que personas que ya están plenamente integradas y regularizadas se despeñen de nuevo a la ilegalidad? ¿Qué decir cuando olvidamos el derecho humanitario o las minimas garantias y convertimos a seres humanos y sus sueños en paquetes que pueden ser devueltos a origen sin más?

Pero quien conoce a Dios y practica su justicia sabe que el Altisimo es defensor de los extranjeros, de los huérfanos y de las viudas. Para Él nadie es extranjero. El no puso «rayas» sobre la tierra que nos regaló a todos, Mucho menos construyó muros y los coronó de concertinas. La única norma de extranjería que aprobó decía escuetamente: «Tratarás al extranjero que vive entre vosotros, como si fuera uno de los vuestros» (Lv). La única pregunta de examen para pasar el juicio final, común para creyentes y no creyentes, es bien sencilla: «Cuando fui extraño a tu tierra, me acogiste?».

Por eso estamos aquí hombres y mujeres de distintas procedencias y convicciones, pero unidos por el mismo anhelo dignificante. Queremos un «nosotros» tan grande y ancho como el mundo, apostamos por la fraternidad universal.

Por ello, los creyentes le pedimos a Dios que mueva el corazón del Ministerio del Interior para que desaparezcan estos estériles espantajos y se paralice la construcción de los nuevos, más modernos y sobre todo más mucho mas grandes, distantes, inhumanos e invisibles. Cercenan la dignidad de quienes forzosamente los habitan y de quienes se ven obligados a trabajr en ellos.

Que las lágrimas y oraciones de quienes sufren entre sus muros y el clamor de quienes nos sentimos concernidos por su desgracua, te alcancen, Dios Amor, Altisimo, Misericordioso y Compasivo. Que ninguna de tus criaturas se pierda para siempre.

Por eso te rezamos, no para recordarte el dolor de los ahogados y de sus familias, o de los devueltos en caliente sin garantías ni derechos, sino para que tú nos recuerdes a nosotros que la dignidad humana es un regalo que nos has hecho y que reclama ser salvaguardado entre todos y con todos.

Ayúdanos, Señor, a no aclimatarnos al dolor ajeno, a no pactar con las injusticias, a no profesionalizar nuestra mirada, a dejarnos sorprender por cada ser humano y su preciosa, singularísima e irrepetible historia de vida. Muévenos a compasión para no pasar de largo ante el sufrimiento y a indignación para sublevarnos ante la injusticia.

Por eso, Señor, aún en tierra extranjera, en entrañable solidaridad con los deportados y privados de libertad, seguimos cantando con nostalgia y con esperanza, y te pedimos la fuerza entrañable y vigorosa de tu auxilio sobre nuestra debilidad. AMEN.

2. Crónica de José Luis Pinilla en Religión Digital.

3. Algunas fotos en esta galería de Flickr.


Mantenemos nuestra denuncia sobre la existencia de los CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros). Y un año mas, en el marco de la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, nos juntamos en una Vigilia solidaria con las personas encerradas en los CIE cerca del CIE de Aluche, este año con el lema «Vivir sin CIE es posible».

Vigilia CIEs No Aluche 2021

Día de Africa – Firma para modificar Ley sobre derechos de extranjeros

DÍA DE ÁFRICA
– Firma para modificar Ley sobre derechos de extranjeros –

Esperábamos trabajadores, vinieron personas y queremos vecinos”.
(Cáritas)

Día de África 2021. Firma cambio Ley extranjeríaLa Coordinadora del Día de África (25 de mayo) -de la que forma parte la Delegación de Pastoral de la Movilidad Humana de nuestra Iglesia en Madrid- lanza un manifiesto con una propuesta de modificación de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social. A él se adhiere, entre otras entidades diocesanas, esta Mesa por la Hospitalidad.

Es necesario difundir esta propuesta. Y también apoyarla con tu firma, para conseguir llevar la propuesta al Congreso de los Diputados y dar voz a esta causa:

  • El manifiesto completo puede verse en este PDF.
  • Y un amplio resumen está en la página donde puedes firmar individualmente: https://www.osoigo.com/es/t/q/62159
  • Si deseáis adheriros como entidad, enviad un correo a coordinadoradiadeafrica@gmail.com Enviad el logo de vuestra entidad para que, como se puede ver en el enlace de arriba, las entidades vayan apareciendo en el banner.

Síntesis del Manifiesto y la petición (el manifiesto completo está aquí)

DIGNIDAD PARA LAS PERSONAS MIGRANTES
Para que los derechos fundamentales no dependan de la situación laboral

Apostamos por dar visibilidad a las campañas de denuncia de la vulneración de los derechos humanos que sufren las personas en movilidad y lo hacemos amparados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea y en la Constitución Española. Dichos textos normativos recogen en distintos artículos el derecho a la vida, a la dignidad, a la integridad física, a la igualdad y no discriminación, a la salud, a la asistencia social, a la vivienda, a la movilidad, al trabajo y a la justicia gratuita y universal de todas las personas.

La llegada de nuestras vecinas y vecinos africanos se debe en gran medida a la dificultad que encuentran para desarrollar una vida laboral digna y a la fragilidad de los servicios básicos y del propio sistema político de sus lugares de origen. Esto es causa, entre otras, de que para Europa el continente africano continúa siendo solo una fuente inagotable de recursos naturales, que nuestras empresas explotan en muchas ocasiones sin cumplir unos mínimos requisitos que garanticen los Derechos Humanos y el respeto y cuidado del medioambiente, debido a una falta flagrante de regulación en este ámbito.

La migración africana que recibe el continente europeo no es más que una gota en el gran flujo de migrantes internos en África.

Debido al contexto de pandemia y de crisis económica en el que nos encontramos, queremos denunciar en especial el fenómeno de la irregularidad sobrevenida y manifestarnos contra el marco jurídico que lo ampara. La irregularidad sobrevenida supone una vulneración grave de los derechos humanos y sitúa a las personas migrantes en niveles aún más extremos de precariedad que atentan directamente contra su salud, su integridad y su vida.

Consideramos esencial que la puerta de entrada a los derechos fundamentales no siga siendo el mercado laboral. La situación administrativa regular de una persona migrante no puede depender de una Ley de Extranjería que está orientada a ordenar el flujo de mano de obra extranjera. Proponemos que la situación administrativa regular se obtenga a partir del empadronamiento, a través de informes de esfuerzo de integración o de un seguimiento por parte de los servicios sociales donde se determine la situación concreta de cada persona.

Véanse en el manifiesto completo los cambios que se proponen a la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social:

  • Apartado primero del artículo 31, sobre la situación de residencia temporal.
  • Apartado segundo del artículo 31, centrado en la autorización de residencia no lucrativa.
  • Apartado tercero del artículo 36, sobre la autorización de residencia y trabajo.
  • Apartado cuarto del artículo 36, sobre la contratación de extranjeros.