Vigilia solidaria ante el CIE de Madrid

Vigilia ante el CIE de Madrid

1. Intervención de José Luis Segovia (Josito), Vicario de lo social en nuestra Iglesia en Madrid.

«Junto a los canales de Babilonia, deportados, nos sentamos a llorar.
Los que nos deportaron nos invitaban a cantar.
Nuestros opresores a divertirlos.
¡Cómo cantar a Dios en tierra extranjera!»
(salmo 136)

Así se expresaba una persona, alejada de su tierra y de sus raíces, privada de libertad y frecuentemente vejada.

¡Cómo cantar a Dios en medio de tanto dolor insufrible, de tanto sufrimiento provocado y evitable! ¿Cómo alzar los ojos al cielo, prisioneros de esos bloques gélidos de hormigón, rejas y descuido que son los CIE?

¿Cómo abrir ventanucos de esperanza con una legislación que impide a los más jóvenes abrirse paso a un futuro de trabajo y vida honrada, cuando se los condena y desprotege en la incertidumbre de la ilegalidad después de. supuestamente, haberlos protegido? ¿Qué decir de una legislación que deja en el limbo de los derechos durante años a miles de hermanos y hermanas? ¿O de la negligente y tediosa burocracia que provoca que personas que ya están plenamente integradas y regularizadas se despeñen de nuevo a la ilegalidad? ¿Qué decir cuando olvidamos el derecho humanitario o las minimas garantias y convertimos a seres humanos y sus sueños en paquetes que pueden ser devueltos a origen sin más?

Pero quien conoce a Dios y practica su justicia sabe que el Altisimo es defensor de los extranjeros, de los huérfanos y de las viudas. Para Él nadie es extranjero. El no puso «rayas» sobre la tierra que nos regaló a todos, Mucho menos construyó muros y los coronó de concertinas. La única norma de extranjería que aprobó decía escuetamente: «Tratarás al extranjero que vive entre vosotros, como si fuera uno de los vuestros» (Lv). La única pregunta de examen para pasar el juicio final, común para creyentes y no creyentes, es bien sencilla: «Cuando fui extraño a tu tierra, me acogiste?».

Por eso estamos aquí hombres y mujeres de distintas procedencias y convicciones, pero unidos por el mismo anhelo dignificante. Queremos un «nosotros» tan grande y ancho como el mundo, apostamos por la fraternidad universal.

Por ello, los creyentes le pedimos a Dios que mueva el corazón del Ministerio del Interior para que desaparezcan estos estériles espantajos y se paralice la construcción de los nuevos, más modernos y sobre todo más mucho mas grandes, distantes, inhumanos e invisibles. Cercenan la dignidad de quienes forzosamente los habitan y de quienes se ven obligados a trabajr en ellos.

Que las lágrimas y oraciones de quienes sufren entre sus muros y el clamor de quienes nos sentimos concernidos por su desgracua, te alcancen, Dios Amor, Altisimo, Misericordioso y Compasivo. Que ninguna de tus criaturas se pierda para siempre.

Por eso te rezamos, no para recordarte el dolor de los ahogados y de sus familias, o de los devueltos en caliente sin garantías ni derechos, sino para que tú nos recuerdes a nosotros que la dignidad humana es un regalo que nos has hecho y que reclama ser salvaguardado entre todos y con todos.

Ayúdanos, Señor, a no aclimatarnos al dolor ajeno, a no pactar con las injusticias, a no profesionalizar nuestra mirada, a dejarnos sorprender por cada ser humano y su preciosa, singularísima e irrepetible historia de vida. Muévenos a compasión para no pasar de largo ante el sufrimiento y a indignación para sublevarnos ante la injusticia.

Por eso, Señor, aún en tierra extranjera, en entrañable solidaridad con los deportados y privados de libertad, seguimos cantando con nostalgia y con esperanza, y te pedimos la fuerza entrañable y vigorosa de tu auxilio sobre nuestra debilidad. AMEN.

2. Crónica de José Luis Pinilla en Religión Digital.

3. Algunas fotos en esta galería de Flickr.


Mantenemos nuestra denuncia sobre la existencia de los CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros). Y un año mas, en el marco de la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, nos juntamos en una Vigilia solidaria con las personas encerradas en los CIE cerca del CIE de Aluche, este año con el lema «Vivir sin CIE es posible».

Vigilia CIEs No Aluche 2021

Publicado en CIE, Otros eventos.

Un comentario

  1. Pingback: Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado 2021 - Pastoral Social e Innovación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.