Navidad en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE)

CELEBRACIÓN DE NAVIDAD
EN EL CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros) DE ALUCHE

[Entrada publicada el 26.12.21; actualizada con día 31 con el vídeo y el audio que sigue]

Entrevista a Rufino en «Iglesia al Día» de TRECE TV (29.21.21]:

Audio en «El Espejo de Madrid» (COPE, 31.12.21):

Ayer, Día de Navidad, por la tarde, los capellanes católicos en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche tuvieron una emotiva celebración compartida con una veintena de las personas allí recluidas.

CIE de Aluche. Navidad 2021

Celebraron con gran intensidad la encarnación del Dios Con Nosotros, que aspira a un mundo donde nadie tenga que abandonar sus raíces y, de hacerlo, encuentre acogida, hospitalidad y libertad.

A pesar de la dureza de la situación, se dieron gracias al buen Dios que ha acompañado peregrinajes tan duros, y que no abandona ni siquiera en la crueldad de la existencia misma de los CIE.

Se concluyó con el canto de villancicos que tenían una resonancia muy especial en ese lugar.

Y se entregó un sencillo libro con textos de Francisco («Mirar el pesebre con el Papa Francisco«) a las personas internadas y a los miembros del Cuerpo Nacional de Policía de servicio, que amablemente compartieron también un detalle con los capellanes.

La capellanía católica del CIE de Aluche se realiza desde nuestra Vicaría de lo social, y es ejercida a fecha de hoy por José Luis Segovia ‘Josito’, el Vicario, y Rufino García, Delegado episcopal para la Movilidad Humana.

 

Vigilia solidaria ante el CIE de Madrid

Vigilia ante el CIE de Madrid

1. Intervención de José Luis Segovia (Josito), Vicario de lo social en nuestra Iglesia en Madrid.

«Junto a los canales de Babilonia, deportados, nos sentamos a llorar.
Los que nos deportaron nos invitaban a cantar.
Nuestros opresores a divertirlos.
¡Cómo cantar a Dios en tierra extranjera!»
(salmo 136)

Así se expresaba una persona, alejada de su tierra y de sus raíces, privada de libertad y frecuentemente vejada.

¡Cómo cantar a Dios en medio de tanto dolor insufrible, de tanto sufrimiento provocado y evitable! ¿Cómo alzar los ojos al cielo, prisioneros de esos bloques gélidos de hormigón, rejas y descuido que son los CIE?

¿Cómo abrir ventanucos de esperanza con una legislación que impide a los más jóvenes abrirse paso a un futuro de trabajo y vida honrada, cuando se los condena y desprotege en la incertidumbre de la ilegalidad después de. supuestamente, haberlos protegido? ¿Qué decir de una legislación que deja en el limbo de los derechos durante años a miles de hermanos y hermanas? ¿O de la negligente y tediosa burocracia que provoca que personas que ya están plenamente integradas y regularizadas se despeñen de nuevo a la ilegalidad? ¿Qué decir cuando olvidamos el derecho humanitario o las minimas garantias y convertimos a seres humanos y sus sueños en paquetes que pueden ser devueltos a origen sin más?

Pero quien conoce a Dios y practica su justicia sabe que el Altisimo es defensor de los extranjeros, de los huérfanos y de las viudas. Para Él nadie es extranjero. El no puso «rayas» sobre la tierra que nos regaló a todos, Mucho menos construyó muros y los coronó de concertinas. La única norma de extranjería que aprobó decía escuetamente: «Tratarás al extranjero que vive entre vosotros, como si fuera uno de los vuestros» (Lv). La única pregunta de examen para pasar el juicio final, común para creyentes y no creyentes, es bien sencilla: «Cuando fui extraño a tu tierra, me acogiste?».

Por eso estamos aquí hombres y mujeres de distintas procedencias y convicciones, pero unidos por el mismo anhelo dignificante. Queremos un «nosotros» tan grande y ancho como el mundo, apostamos por la fraternidad universal.

Por ello, los creyentes le pedimos a Dios que mueva el corazón del Ministerio del Interior para que desaparezcan estos estériles espantajos y se paralice la construcción de los nuevos, más modernos y sobre todo más mucho mas grandes, distantes, inhumanos e invisibles. Cercenan la dignidad de quienes forzosamente los habitan y de quienes se ven obligados a trabajr en ellos.

Que las lágrimas y oraciones de quienes sufren entre sus muros y el clamor de quienes nos sentimos concernidos por su desgracua, te alcancen, Dios Amor, Altisimo, Misericordioso y Compasivo. Que ninguna de tus criaturas se pierda para siempre.

Por eso te rezamos, no para recordarte el dolor de los ahogados y de sus familias, o de los devueltos en caliente sin garantías ni derechos, sino para que tú nos recuerdes a nosotros que la dignidad humana es un regalo que nos has hecho y que reclama ser salvaguardado entre todos y con todos.

Ayúdanos, Señor, a no aclimatarnos al dolor ajeno, a no pactar con las injusticias, a no profesionalizar nuestra mirada, a dejarnos sorprender por cada ser humano y su preciosa, singularísima e irrepetible historia de vida. Muévenos a compasión para no pasar de largo ante el sufrimiento y a indignación para sublevarnos ante la injusticia.

Por eso, Señor, aún en tierra extranjera, en entrañable solidaridad con los deportados y privados de libertad, seguimos cantando con nostalgia y con esperanza, y te pedimos la fuerza entrañable y vigorosa de tu auxilio sobre nuestra debilidad. AMEN.

2. Crónica de José Luis Pinilla en Religión Digital.

3. Algunas fotos en esta galería de Flickr.


Mantenemos nuestra denuncia sobre la existencia de los CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros). Y un año mas, en el marco de la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, nos juntamos en una Vigilia solidaria con las personas encerradas en los CIE cerca del CIE de Aluche, este año con el lema «Vivir sin CIE es posible».

Vigilia CIEs No Aluche 2021

Informe CIE 2020

INFORME CIE 2020
[Entrada publicada el 21.5.21; actualizada el 6.6.21]

Informe CIE 2020. Servicio Jesuita Migrantes.Un año más, el Servicio Jesuita a Migrantes ha elaborado el Informe CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros). Este de 2020, el undécimo, lleva por título «Razón jurídica y sinrazón política». La mirada se dirige hacia el internamiento en tiempos de coronavirus, con especial atención a la insuficiente atención sanitaria, dando cuenta de la resolución de responsabilidad patrimonial del Estado en el caso Samba Martine. El informe aborda el diseño del proyecto de nueva construcción en Algeciras-Botafuegos y el plan de inversión en los CIE entre 2019 y 2024, ya que pocos indicadores de voluntad política hay tan fiables como el esfuerzo presupuestario en un modelo de internamiento tan problemático desde la perspectiva de los derechos humanos.

Presentación del Informe
Viernes, 4 de junio de 2021, 10:00 horas. En el Senado de España.

Informe CIE 2020 – Razón jurídica y sinrazón política
Puedes leerlo aquí abajo o descargarlo (en PDF) en este enlace. El Anexo de Datos Estadísticos puedes verlo después del infofrme, o descargarlo aquí.
Informe CIE 2020. Servicio Jesuita Migrantes.

Informe CIE 2020 – Razón jurídica y sinrazón política. Anexo de datos estadísticos
Informe CIE 2020. Anexo Datos estadísticos. Servicio Jesuita Migrantes.

CIE y COVID-19: un doble encierro

CIE y COVID-19: UN DOBLE ENCIERRO
La pandemia agrava las condiciones de los migrantes en estos centros, que se cerraron durante la primera ola

[Tomado de Fran Otero para Alfa y Omega; 13.2.21]

CIE y COVID19. Doble encierro.

[Vigilia ante el CIE de BCN (30.1.21). Imagen de Sol Quiñónez]

Los centros de internamiento de extranjeros (CIE) son, según denuncian habitualmente las organizaciones sociales y, entre ellas, la Iglesia, una medida de política cosmética para trasladar a la opinión pública que se está actuando en materia migratoria. Una afirmación que, además, se sostiene con datos. Según las cifras recabadas por Alfa y Omega, los internos en los seis CIE abiertos en nuestro país –el de Valencia está inactivo por obras– en la última semana superaban los 150. Una cifra que contrasta con los migrantes que han entrado de forma irregular durante el mes de enero: 3.214. «Es una mala lotería», dice Josep Buades, director de la Asociación Claver y coordinador de Frontera Sur del Servicio Jesuita a Migrantes.

La pandemia todavía la refuerza más, aunque esta no haya sido el motivo principal del cierre de los CIE entre marzo y septiembre. Lo fue la imposibilidad de realizar deportaciones y por eso ahora, con una situación sanitaria más complicada en algunas regiones, estos se mantienen abiertos y recibiendo internos. El último en reactivarse tras su remodelación fue el de La Piñera, en Algeciras, con chicos desde finales de enero. Hace una semana solo había tres, según detalla Buades, que los pudo visitar.

La mayoría de los que habitan tras los muros de estos lugares son marroquíes –aunque también hay grupos de subsaharianos– llegados en patera. Muchos llegan del Rif, una zona muy deprimida a nivel social y económico y, además, con un conflicto político con el resto de Marruecos. Entre ellos hay solicitantes de asilo, migrantes económicos y personas con residencia en la UE que se quedaron atrapados en Marruecos por la pandemia durante una visita a la familia – y que decidieron embarcarse en una patera para volver–; también hay personas que llevan ya diez años en España, la mitad en la irregularidad. Hay migrantes como varios senegaleses que consiguieron volar a Barcelona desde Canarias y que fueron detenidos nada más bajar del avión e internados en el CIE tras haber estado en libertad en las islas. O un joven marroquí que sufrió la misma situación y que fue enviado al centro de Aluche, en Madrid. Allí lo doblegó el sufrimiento e intentó suicidarse. Fue expulsado.

No ha sido el único caso de intento de lesión en este centro, según explica Ana Bosch, abogada y responsable de visitas al CIE de Pueblos Unidos. También refiere «mucha presión policial» y varias huelgas de hambre.

La COVID-19 está afectando mucho a los internos en todos estos centros. No solo por las limitaciones de estos lugares para cumplir todas las medidas que aconsejan las autoridades sanitarias, sino también porque se hace más difícil la atención por parte de las organizaciones sociales que los visitan.

Visitas entre mamparas

Los voluntarios que sí pueden entrar los CIE que lo permiten han visto cómo la pandemia también ha precarizado la atención. Se han colocado mamparas, habilitado espacios comunicados solo por ventanas… En el caso del CIE de Madrid –la comunicación se hace, además, a través de un teléfono– se impide la presencia de los intérpretes, por lo que la comunicación se hace muchas veces a través de aplicaciones de móvil. «Hay obstáculos y esto afecta a nuestra capacidad de identificar vulnerabilidades», reconoce Ana Bosch, de Pueblos Unidos.

Sin visitas en Barcelona

En Barcelona, los voluntarios de Migra Studium no han vuelto a entrar en el CIE tras la reactivación en octubre. Según explica Josetxo Ordóñez, responsable del grupo de visitas, la presión de las entidades sociales provocó que uno de los jueces de control –hay dos– reconociese que son un derecho de los internos, pero la otra resolvió que estaban suspendidas por la pandemia. «Son resoluciones contradictorias ante las que el fiscal ha pedido una aclaración».

En estos momentos también están restringidas las entradas de ONG a los centros de Barranco Seco (Las Palmas), Sangonera (Murcia) y Hoya Fría (Tenerife). En los dos últimos hay sendos brotes de COVID-19. En Murcia los cuatro positivos, según explica Juan Guirado, de la ONG Convivir Sin Racismo, han sido derivados a un recurso humanitario, mientras que en Tenerife los positivos están pasando la cuarentena en el propio CIE. «No es un espacio preparado para personas enfermas ni para controlar los contagios», explica Arancha Méndez, responsable de Migraciones en Cáritas Diocesana de Tenerife.

Como en Madrid, donde contagiarse de COVID-19 en el CIE supone un encierro más. Las cuarentenas, explica Ana Bosch, se pasan en una celda sin comunicación, sin contacto con nadie, con la única distracción del teléfono móvil durante cuatro horas al día, las estipuladas para todos los internos. «Nos preocupa cómo puede afectar esto a la salud mental de las personas y cómo se está controlando, sobre todo, cuando ha habido intentos de suicidio», añade la abogada.

Con todo, las condiciones de estos lugares no parecen las más adecuadas para salir indemnes de la COVID-19. En Murcia no tienen aseo en la celda ni lavadora; solo una pila y una valla para tenderla. En Algeciras no hay detergente, mientras en Madrid no cuentan con gel hidroalcohólico, solo jabón. En estos y otros CIE tampoco tienen ropa para cambiarse y no está claro el protocolo para la sustitución de mascarillas: o no se facilitan o se dejan a la consideración del propio interno.

[APLAZADA] Vigilia 2021 por las personas encerradas en los CIE

[APLAZADA]
VIGILIA POR LAS PERSONAS ENCERRADAS EN LOS CIE – 2021

Vigilia CIE Aluche

  • 30 de enero, sábado. 12:00 h.
  • En la plaza de Aluche (Metro Aluche, salida Maqueda, cumpliendo las medidas sanitarias.

Vigilia CIE AlucheBajo el lema VIVIR SIN CIE ES POSIBLE, un año más diversas entidades nos unimos en una Vigilia ante el CIE de Aluche (Madrid). Nuestra Vicaría para el Desarrollo Humano Integral y la Innovación y la Mesa por la Hospitalidad de nuestra Iglesia en Madrid nos sumamos a la convocatoria del Servicio Jesuita a Migrantes. Tenemos qae denunciar las situaciones de injusticia y desamparo que sufren las personas que son encerradas tras los muros de los CIE. Un aislamiento que hemos podido sentir más cercano este año, con limitaciones de movilidad y confinamiento.

Con una Vigilia, a través de la oración y el silencio, queremos dar todo nuestro apoyo a las personas que están internas o han pasado por estas situaciones, y queremos pedir por una sociedad que prescinda de estos centros y se cimiente en la fraternidad y la amistad social, como nos motiva el Papa. En 2020, por primera vez en la historia, estuvimos casi 6 meses con todos los CIE de España vacíos, y comprobamos que vivir sin CIE es posible.

Alguna documentación sobre los CIE en nuestra web y en la de Mesa